FEBRERO, CEMENTERIO DE BUENOS PROPÓSITOS

El título es absolutamente gráfico. Hay varios momentos en el año en el que nos planeamos hacer cambios en nuestras rutinas con el objetivo de llevar una vida más saludable, ser mejores personas o simplemente mejorar nuestra existencia. Craso error el autoengañarse de esa manera tan infantil, no solemos cumplir. O sí.

¿Tú a que grupo perteneces?


Después de las fiestas de navidad tras los excesos, al incio de la primavera, la famosa operación bikini, después del verano, cuando se vuelve a la rutina... son los momentos claves en los que academias de inglés o gimnasios notan más movimiento. En el polo opuesto se encuentran el mes de febrero, el de mayo y el de noviembre. Los cambios que no se hayan producido antes...

¿Pero como conseguir que febrero no se convierta nuevamente en una promesa incumplida? ¿Cómo hacer que, lejos de sentirse mal contigo mismo ocurra justo lo contrario? Con algunos pequeños “trucos”:

1. Busca en quien apoyarte. Empezar solo cualquier actividad tiene pocas posibilidades de éxito. Ir solo a correr por el parque si no lo has hecho nunca te va a durar una semana, máximo tres. Y habrás vuelto a fracasar. Piensa en alguien como tú, un amigo, un primo... alguien al que pueda interesarle oír una “propuesta de colaboración”.

2. Haz un hueco en tu rutina, siempre a la misma hora, siempre los mismos días, la anarquía en el horario está reñida con la estabilidad. Si eres un valiente, antes de empezar el día, si tienes un par de horas “muertas” a mediodía ese es tu momento, si eres una persona muy ocupada o tienes hijos pequeños posiblemente tu momento sea cuando los peques ya duermen. Cada momento tiene sus ventajas y sus inconvenientes, depende de ti, de tus obligaciones y de tus ritmos de sueño. Por ejemplo, yo soy incapaz de madrugar para salir a correr y cuando lo hago por las noches no suelo tener problemas para conciliar el sueño. A otras personas les ocurre lo contrario.

3. Elige bien la actividad, con dos criterios principalmente: el primero que se ajuste a tus necesidades desde el punto de vista de la salud. El segundo que te guste, o al menos que te “medio guste”. Y creo que debe hacerse en este orden. Si has decidido que febrero no sea el cementerio de tus buenos propósitos posiblemente sea por cuestiones de salud, no de ocio (si fuera por lo segundo seguro que ya lo estabas haciendo, que nos conocemos...).

4. Ponte en manos de expertos, de alguien que te pueda aconsejar bien. Huye de los consejos genéricos, de los gurús y de los “sacaperras”.

¡Ah! Y como consejo, huye de las promesas de grandes avances con poco esfuerzo. Son mentira.

¡¡¡Aún estás a tiempo!!!

Es opinión, espero vuestros comentarios.
Share:

4 comentarios:

  1. Qué razón llevas!!! Hoy mismo ya he encontrado bastante menos gente en el gimnasio y supongo que la semana que viene será mayor el número de desertores.
    La verdad es que es muy fácil caer en el desánimo y volver a la vida sedentaria. Espero que no me pase a mí.

    ResponderEliminar
  2. Espero que la gente se anime, que sea esforzada y disciplinada pero que lo pase bien y lo note en su salud, de verdad que se nota y merece la pena.
    Yo añadiría objetivos REALIZABLES, pequeños retos que lleven a grandes metas.
    Saludos y ánimo

    ResponderEliminar
  3. hace falta mucha fuerza de voluntad asi que animo
    un abrazo,

    ResponderEliminar
  4. Hola y gracias por vuestros comentarios.
    las "ciclogénesis" no ayudan, pero ya estamos a mediados de febrero ¿y? Pues lo dicho, habrá que llevar flores para esos buenos propósitos.
    gracias de nuevo y perdonad por tardar tanto en responder. menudo principio de año que llevamos...

    ResponderEliminar

Proyectos

- EJERCICIO FÍSICO, NUTRICIÓN Y SALUD

- NORMATIVOS

- EDUCACIÓN EN HÁBITOS DEPORTIVOS

- RENDIMIENTO DEPORTIVO

​- OTROS


ARTÍCULOS

+Rendimiento

 +RENDIMIENTO En el siglo de lo tecnológico, del estrés, de la globalidad, una alimentación correcta y el movimiento se han conv...

¡Suscríbete!

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *