EL ENTRENAMIENTO DE LA FUERZA EN EL FUTBOL. "MI, NO ENTENDER"

No entiendo. Cierto es que no sigo el día a día de los equipos de primera división, pero lo que veo... no lo entiendo.

El primer post de mi blog trataba sobre la importancia de la fuerza, hasta afirmar que era la única cualidad física básica, que el resto que aparecen en los libros (resistencia, velocidad  y  flexibilidad) no eran más que manifestaciones de la cualidad matriz fuerza y que la mayoría de los deportes eran modalidades en las que el trabajo de la resistencia a la fuerza velocidad debía ser el nucleo de la preparación física.

Y he aquí donde comienza el "mi, no entender".

Veo en la tele mucho entrenamiento del tipo "sargento de hierro", utilizado por los marines americanos, o sin ir tan lejos (o siendo menos cinematográfico) entrenamiento militar. Un entrenamiento de carácter predominantemente aeróbico y en el que se desarrolla el trabajo de la fuerza-resistencia sin componente veloz. Quizá este tipo de entrenamiento sea correcto a principio de temporada, yo, sinceramente, lo dudo. Después se cambia este entrenamiento por el sistema de circuito, igualmente cuestionable.

Veo mucho entrenamiento “entretenido” con conos de colores, picas y ¡¡hasta paracaídas!! (es un ejemplo) ¿Realmente estos entrenamientos llegan a un umbral mínimo de carga que suponga modificaciones a nivel muscular? ¿Cómo se controla la carga de entrenamiento? ¿Qué esfuerzo le está suponiendo a un futbolista la utilización del paracaídas? La preparación física en el fútbol, de manera general y teniendo en cuenta el ritmo y cadencia de los partidos, necesita de un cambio cualitativo. Y que compitan 1-2 veces a la semana, no es motivo suficiente para defender el "método" utilizado.

Y como muestra, un botón (el siguiente).

A nadie se le escapa que las articulaciones son puntos que pueden convertirse en débiles y que deben de ser cuidados para evitar problemas a corto, medio y largo plazo. Haciendo un paralelismo sencillo, los ligamentos son como los tensores (cuerdas) que se colocan en las tiendas de campaña para evitar que se las lleve el viento. Pero, también, a nadie se le escapa que los músculos, con su tensión, con su tono muscular ayudan a los ligamentos a cumplir con su función. Por lo tanto, el entrenamiento de la fuerza también tiene otro objetivo: preventivo, para evitar lesiones. Y es ahora cuando pido a los lectores que se fijen en la foto que acompaña a este texto.

Una foto de un cuádriceps sin ningún tipo de desarrollo muscular, que aparentemente podía pertenecer a una persona sedentaria o a un jugador ocasional. Nada más lejos de la realidad. Se trata de un jugador profesional, que es pretendido por un gran equipo español y que fue motivo de noticia en un diario deportivo nacional hace unos días. Carne de cañón de quirófano (ligamentos cruzados de la rodilla, al menos).

“Mi, no entender”. Futbolistas que cobran y que cuestan millones de euros y que no hayan tenido un desarrollo de su preparación física planificada en el tiempo, una preparación para la mejora de su resistencia a la fuerza-velocidad, una preparación para prevenir lesiones…”Mi, no entender”.  ¿Y en quién recae esta responsabilidad, sobre los directivos, los entrenadores o los propios jugadores? Pero termino como he empezado, no sigo el día a día de los equipos de fútbol y eso, puede que me haga perder la perspectiva.

¿Conoces a "Mou"? Dile que lea este post.

Ahí queda mi reflexión.
Share:

17 comentarios:

  1. Dejas caer al final del post que un jugador es como una empresa que debe cuidar su propia maquinaria que es su cuerpo y su preparación física desde el punto de vista del rendimiento y la prevención de lesiones. Deben preocuparse los propios jugadores (o representantes) de esta cuestión?

    ResponderEliminar
  2. Pero qué piernas gasta el de la foto... cualquiera diría que es un futbolista por el que se pelean los grandes clubes... Más bien parece un jubilado dándose un garbeito por la playa de Benidorm. Estoy completamente de acuerdo en que el deportista es el primer interesado en tener su intrumento de trabajo a punto.

    ResponderEliminar
  3. Queridos "anónimos":
    Habéis entendido perfectamente el post. Lo llamativo de esta situación estriba en que estando tan profesionalizado el fútbol se cometan errores tan graves. Un futbolista, como decís, es un profesional que tiene que tener su herramienta al 100%. El problema es que no sabe que es eso (él cree que sí). El club está realizando una inversión con un fichaje, y sin embargo no tiene en cuenta estos aspectos. ¿Cuál es la solución? Sería motivo de otro post.

    ResponderEliminar
  4. Las ayudas ergogénicas modifican los patrones de entrenamiento.

    Creo haber sido claro.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo, has sido claro "meridiano". pero déjame que diferencie entre ayudas ergogénicas y "ayudas ergogénicas". Las ayudas ergogénicas son lícitas y necesarias (en mayor o menor grado, y yo no soy partidario de utilizar muchos complementos). Las "ayudas ergoénicas", si algo permiten es entrenar más y a más alta intensidad. Por lo tanto los deportistas que las usan deben saber que si no entrenan más su efecto no es tanto (desconozco si incluso nulo). Es como si a un 2cv le metes keroseno. Por lo tanto, para que un futbolista rinda y no se lesione lo que tiene que hacer es entrenar más y mejor.
    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  6. Estimado Marcos, en primer lugar felicitarte, sin protegerme bajo el burka del anonimato, por la exhibición, pública y sin complejos, de tu prolífica pluma.
    Ya sabes que yo soy de pueblo pero, me parece entrever, que no entender, que estás proponiendo un poco de trabajo duro a los gladiadores de laca de uñas y de salón de estilista, a los poetas guerreros, a los teóricos del sudor….
    Esa locura, pero muy muy tímidamente, ya se le ha pasado por la cabeza a uno de Barcelona (y a otros poquísimos raritos)que, mandó a un señor de Camerún a dónde apreciaran sus talentos extradeportivos. No sé si tendrán algo que ver este señor (el de Barcelona), y otro que nunca levanta la voz, en los últimos títulos de la selección española de fútbol.
    El otro día estuve viendo los delfines en el acuario de Madrid; un espectáculo realmente extraordinario, fruto de una dedicación y un entrenamiento durísimo. Cuando acabo la sesión, los delfines se fueron a descansar…..no vi a ningún periodista entrevistando a los delfines… y eso que está demostrado que son inteligentes, cosa que sería arriesgada asegurar del 100% de los entrevistados.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu comentario y por la enhorabuena.
    Efectivamente se trata de entrenar más y mejor. La pena de todo esto es que se piensan que están entrenados, y no es así. La evolución física de un futbolista de los 18 a los 28 años, por ejemplo, es prácticamente nula. serían mas fuertes y rápidos, y se lesionarían menos. ¡¡Y jugarían más temporadas!! Y como digo, el competir semanalmente no es excusa, se puede entrenar.
    Por todo esto, no entiendo.

    Y mi pluma no es, para nada prolífica, estoy empezando. La tuya, si quisieras, lo podría ser. Lo que si te aseguro es que es afilada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena Marcos, coincido con tu planteamiento en muchos aspectos, y te hablo desde la perspectiva de haberme dedicado durante algunos años a este mundillo...
    Lo que es absolutamente inexplicable es que un multimillonario de veintitantos, como lo son la amplia mayoría de los jugadores de 1ª y 2ª div española, no conciban que una temporada más en la élite significa unos ingresos medios equivalentes al sueldo de un funcionario de carrera durante 10 años...
    Y digo esto, porque aplicando un sistema de entrenamiento personalizado extra-club, es decir, con un profesional cualificado a modo de entrenador personal, un jugador podría evolucionar en un 30-40% sobre su potencial actual, prevenir de forma efectiva lesiones músculo tendinosas y articulares y alargar su etapa profesional en 2 o 3 años más en la élite. En términos medios, alargar la vida profesional de un jugador de élite puede suponerle unos ingresos medios de un millón de €; y sin embargo, contar con un profesional cualificado que organice su entrenamiento específico, su nutrición, su ergogenia, su recuperación,... no le costaría más de 40.000 € / año,...
    Una verdadera pena...

    ResponderEliminar
  9. Pues mi opinión sobre este post es que las piernas del futbolista que vemos no es precisamente un ejemplo de lo que vemos habitualmente en los campos de fútbol, parece más sacado de los años 60-70. Con esto no quiero decir que el entrenamiento de los futbolistas sea el más adecuado, pero si nos fijamos en la mayoría de las piernas de los futbolistas de la liga española, no tienen nada que ver con las de la fotografía.
    Un saludo desde Segovia.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Felipe. Poco te tengo que decir. Solo que deben buscar la fórmula para conjugar los intereses personales del deportista con los del club a través de una de estas dos opciones: o se acepta la figura del preparador personal del futbolista por parte del club o el club contrata un staff de preparadores que permita individualizar de verdad y al máximo el trabajo físico a realizar por cada futbolista.

    ResponderEliminar
  11. Hola Juanjo. Créeme que se trata de un jugador brasileño que quiere fichar Mourinho. La actividad física de un deportista ocasional con un tono muscular medio conlleva un desarrollo de la musculatura superior al de la foto. Cierto es que hay personas que por naturaleza tienen un tono y desarrollo muscular superior o inferior a la media. Pero un profesional de cualquier modalidad deportiva, sea cual sea su naturaleza debe tener un musculo más "moldeado". Entrenando la fuerza velocidad y realizando un trabajo de prevención serio, No se puede tener esa pierna!!!

    ResponderEliminar
  12. En mi modesta opinión y según escucho hay entrenadores que le dan mucha importancia al trabajo físico y otros mas al técnico, también esta el trabajo particular de cada uno, por ejemplo en el real Madrid tienes a cristiano o Ramos con una gran fuerza física y fondo y por el contrario a Ozil que parece fumador empedernido..

    ResponderEliminar
  13. José Alberto López Pérez31 de enero de 2012, 12:23

    Querido amigo Marcos:
    En relación al tema que estaís debatiendo, aporto varias consideraciones, desde mi faceta de profesional de la preparación física de equipos de fútbol, desde el año 1.994 hasta la actualidad.
    - 1ª. No sabría decir cual es el porcentaje, pero nos llegan jugadores jóvenes con gran proyección a equipos profesionales o semiprofesionales, con un gran déficit físico (si bien es cierto que cada vez menos)
    No nos tenemos que olvidar que la "construcción física" de un jugador se relaiza en gran medida entre los 14 y 19 años. Su mejora posterior esta muy relacionada con lo que se construya en este periodo. Si no es la más adecuada, su mejora es relativa.
    Y no estoy hablando de una sola cualidad física, sino del concepto de "Entrenamiento Global", en donde tenemos que incluir todo: Fuerza, Resistencia (en todas sus variedades), velocidad y sobre todo Coordinación (en donde sigue existiendo un gran déficit) y Hábitos y Costumbres de entrenamiento (algunos no han estirado nunca)

    - 2ª. He conocido muchas tipologías de jugadores, (con cuadriceps enormes, con cuadriceps como el de la foto, con gemelos superdesarrollados, con gemelos longilíneos...) y he llegado a la conclusión de que no hay una tipología base, que garantize el éxito. Lo que importa es la manifestación de las cualidades básicas y su explotación en el terreno de juego.
    Es cierto también que algunos jugadores ganarían mucho en su juego y en su rendimiento, si mejorasen estos aspectos de déficit o de hipertrofia muscular.

    - 3ª. Siempre he considerado (y ahora más) el fútbol como un deporte de Resitencia a la Velocidad (no de velocidad-resitencia)
    Antes había jugadores rápidos, jugadores resistentes o jugadores potentes. Estaba mucho más compartimentado. De un tiempo a esta parte, tenemos que configurar un futbolista que sea rápido, resistente y potente y que ofrezca a la vez un índice de rentabilidad (en forma de no lesiones) muy alto.
    Eso pienso que se está consiguiendo. En términos generales ahora los jugadores actuales de 2ª B, por ejemplo, son más completos que la mayoría de 1ª de los años 80. (¿Sería capaces aquellos jugadores de aguantar 8 ó 10 partidos de alta competición en un mes?. Son mejores técnica y tácticamente y sus cualidades físicas se han elevado.

    Por último indicar que es cierto que queda un amplio margen de mejora. Eso va a depender en parte de otros factores externos, como instalaciones, relaciones y actuaciones con el cuerpo médico, grado de profesionalidad del Club y del equipo, etc.
    Y claro que estoy de acuerdo en que una mejora de las prestaciones físicas redunda en un beneficio del propio deportista y en consecuencia de su club.
    Gracias por este espacio para expresar mis ideas.

    ResponderEliminar
  14. Encantado de saludarte José Alberto. Cierto es, como dices, que muchos deportistas, más en deportes colectivos, llegan al alto rendimiento con una condición física general y de base poco trabajada. Esto conlleva a un rendimiento por debajo de sus posibilidades y con problemas de lesiones. Por lo tanto, hay un problema de planificación longitudinal en la preparación del futbolista (de manera general). Hasta aquí, de acuerdo.
    Respecto a la tipología de un futbolista, efectivamente no hay una sola. Desde mi punto de vista, y siendo un poco "bruto", la hipertrofia es "enemiga" del movimiento eficaz, por lo tanto no hay que buscarla (cada uno hipertrofia según su tipología). Y no debe entrenarse. Pero, otra cosa es lo contrario, una pierna absolutamente átona, que no es capaz ni de saltar 30 cm en abalakov (por ejemplo). Y ese creo que es el caso de la foto.
    Respecto a la resistencia y su relación con la velocidad, creo que es una cuestión de concepto. Como la programación informática que tiene diferentes lenguajes. En mi primer post, defiendo por qué la fuerza, para mi, es la única cualidad física básica.
    Para que un futbolista pueda rendir a un alto nivel físico, necesita que la preparación física sea un objetivo prioritario tanto en la formación como en el máximo nivel y un seguimiento más individualizado. Es opinión.
    Muchísimas gracias por tu aportación, tan valiosa viniendo de un profesional. saludos.

    ResponderEliminar
  15. Miguel Díez Morrás3 de febrero de 2012, 0:47

    Hola Marcos, soy Michel. No soy muy dado a estas cosas, pero siendo tú, me voy a animar a escribir.

    Aunque han surgido muchos asuntos interesantes en las intervenciones, me referiré al tema con el que has iniciado el post; la fuerza.

    En primer lugar, creo que el entrenamiento en el fútbol no ha evolucionado tanto con respecto a otros deportes y la parcela de la preparación física ha seguido la misma suerte.

    Aunque a veces cuesta reconocerlo, un partido de fútbol de noventa minutos es un ejercicio muy exigente que cuenta con multitud de acciones intensas de corta duración (carreras en velocidad, arrancadas, frenadas, saltos, lanzamientos de balón, cargas,…), una distancia media de 6 a 8 km de carrera y además, patadas y, en ocasiones, improperios múltiples... Estas variadas acciones reclaman un grado de condición física elevado pero, en mi opinión, le imprime un carácter predominante a la fuerza en sus múltiples manifestaciones. Yo no me atrevería decir que la fuerza es la única cualidad física básica, pero sí que diría que es la cualidad más determinante en un futbolista.

    Sin embargo también creo que en el fútbol no se trabaja demasiado entre semana (entrenamientos) pensando en la transferencia al fin de semana (partido). En esto, me temo que la fuerza-velocidad o como bien dices, la resistencia a la fuerza-velocidad permanece en un plano residual en la mayoría de equipos del “Planeta Fútbol”. En los entrenamientos yo también veo repetitivas diagonales en el campo, monótonas conducciones de balón con picas o conos y circuitos de dudoso componente anaeróbico. Y tampoco veo muchos multisaltos, pliometría, autocargas o ejercicios de body-building.

    Colaboro como preparador físico en La Calzada de Regional Preferente, un modesto equipo de la última categoría del fútbol en La Rioja que entrena tres veces por semana y que, por cierto, es de los pocos de la Tercera y la Regional riojana que cuenta con la figura del preparador físico (sorprendente, ¿no?). Puesto que me gusta desarrollar estas sesiones cuando los chavales se encuentran descansados (la huella o secuelas de un partido suelen durar hasta 48 horas) y como creo que es el trabajo que más sobrecargas genera, suelo plantear una sesión de fuerza en mitad de cada semana, salvo en algún mesociclo de descarga o en caso de sobrecargas musculares generalizadas.

    Reconociendo que el trabajo de esta cualidad es delicado y que existen muchos condicionantes, pienso que hay que prestar más atención a la fuerza en el fútbol porque está presente en casi todas las acciones del juego, porque previene ciertas lesiones óseas, articulares y ligamentosas y porque, como bien se ha dicho, contribuye a alargar la vida del futbolista.

    Marcos, enhorabuena por tu blog. Siento haberme extendido tanto.

    ResponderEliminar
  16. Amigo Michel, celebro verte por estas "coordenadas". Creo que va quedando de manifiesto, por varios de los comentarios, que el verdadero problema del fútbol respecto a este asunto es que la preparación física no es ni "actor secundario" para el entrenador. No se cree en un trabajo físico bien estructurado como fuente de rendimiento. Conozco casos de futbolistas profesionales que han decidido prepararse al margen del equipo y prácticamente en la clandestinidad porque hasta ellos se daban cuenta de que necesitaban una carga de trabajo más adecuada. ¡y lo están pudiendo hacer! Entiendo que por la baja exigencia de las sesiones de entrenamiento con el equipo y la habilidad de su preparador externo para coordinar los contenidos.
    Así, que algo hay que cambiar, sobre todo en las estructuras más profesionalizadas, que están a ello.
    Muchas gracias por tu aportación Michel. Nos vemos.

    ResponderEliminar
  17. No estoy de acuerdo con el postulado principal del post.

    La actual carga de partidos hace que muchas de las sesiones semanales sean recuperatorias y ahí aparece el componente aeróbico o las cargas por debajo de competición.

    El partido como entreno y el entreno como recuperación activa. Sólo da tiempo a eso.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Proyectos

- EJERCICIO FÍSICO, NUTRICIÓN Y SALUD

- NORMATIVOS

- EDUCACIÓN EN HÁBITOS DEPORTIVOS

- RENDIMIENTO DEPORTIVO

​- OTROS


ARTÍCULOS

+Rendimiento

 +RENDIMIENTO En el siglo de lo tecnológico, del estrés, de la globalidad, una alimentación correcta y el movimiento se han conv...

¡Suscríbete!

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *