CUANDO LAS COSAS NO SALEN BIEN


Se dice que en el deporte hay que saber ganar y saber perder. Es cierto, hay que saber administrar las victorias y las derrotas (me parece más difícil lo segundo).

Acabo de llegar de un ver un Campeonato de España, uno en el que competía alguno de los deportistas que preparo. Las cosas no han salido como esperábamos. Son cosas que pasan. Pero, supongo que como en la propia vida.

Sí, son cosas que pasan, pero no podemos quedarnos ahí. No sería justo, ni para el deportista, ni para mi mismo. Ponemos mucha carne en el asador como para no reflexionar profundamente sobre lo que ha pasado. Debemos ser exigentes.


Ya llevo unos cuantos años en esto y entre  la “fauna” de entrenadores, podemos encontrarnos a los críticos, a los excesivamente  críticos y a los indulgentes consigo mismos. ¡Qué pena estos últimos!

Enhorabuena al excesivamente  crítico, demuestra que le importa lo que hace, y que es consciente de que sus decisiones y criterios repercuten en los demás. Pero cuidado, el exceso de crítica puede no hacernos ver la realidad tal y como es. En el término medio quizá esté la virtud. Como dice un amigo mío “lo excelente es enemigo de lo bueno”. Ningún comportamiento humano se puede controlar en su totalidad.

Cuando las cosas salen bien (¡Qué bendición!), se ha “calculado” correctamente el entrenamiento y las variables sobre las que difícilmente se puede actuar (¡Ese ser humano que todos llevamos dentro!), estaban “controladas”. Pero cuando las cosas salen mal (¡Horror!),  el entrenamiento o lo  “incontrolable” (o los dos) ha fallado. Ahí es donde tenemos que actuar, hasta aquí debe llegar nuestra reflexión como responsables del entrenamiento de nuestros deportistas, que depende de nuestra actuación y que no.

Al excesivamente indulgente, decirle que su egoísmo es más fuerte que la necesidad de llegar al fondo de la cuestión. Mejor que se dedique a otra cosa, el entrenador se ha vuelto protagonista y en el deporte, el actor principal es el que salta al espacio deportivo a competir.

La derrota es huérfana, y en la toma de decisiones se experimenta la soledad, pero para eso estamos y como he leído hacer poco, “la sonrisa no solo es síntoma de felicidad, también de fortaleza”. Los problemas nos hacen crecer y aprender. Hoy ya hemos empezado a trabajar para seguir mejorando.

Y volviendo al principio, en la vida, no siempre las cosas salen como esperamos y cada uno buscamos soluciones o excusas. La solución hay que buscarla dentro de nosotros mismos, la excusa se encuentra fuera. Reflexionar, por definición, es mirar hacia adentro.


 Es opinión (o reflexión).

Share:

7 comentarios:

  1. El ganar y el perder son partes del juego.
    En ambas ocasiones el análisis de lo que se hace bien y no tan bien, es importante para perfilar el siguiente paso.
    Son tantas la variables que hacen que un mismo estímulo funcione o no en un mismo atleta, que tan sólo el resultado nos sirve, en ocasiones, para valorar nuestro trabajo.
    Pero no todo es el resultado, no sería justo. Está la esperanza que nos da lo aprendido, que se traduce en nuevas ilusiones y renovadas ganas. Esto es lo importante al fin y al cabo. Tener ése motivo por el cual seguir y superarnos.
    La confianza mutua pupilo entrenador, el trabajo serio y creer en lo que uno hace.

    Siempre se pueden hacer mejor las cosas, pero lo importante es que te lo plantees y que lo intentes.

    El que ya lo sabe todo, ya no tiene más que hacer y algunos todavía tenemos que hacer muchas cosas.

    La próxima irá mejor.

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo con el post, y más si cabe en estos momentos, ya que mi entrenador y yo estamos viviendo en estos momentos la situación de gestionar un mal resultado.
    Desde el punto de vista del deportista me parece muy importante el análisis y posterior actuación tras un mal resultado. Hay que proporcionarle un porque de ese resultado y unos objetivos a corto y medio plazo. La explicación proporcionará al deportista tranquilidad y confianza, y los nuevos objetivos proporcionarán una nueva meta que alejaran los pensamientos vinculados a la derrota.
    Por lo tanto de la gestión de esa derrota se puede salir fortalecido con ganas de seguir afrontando los entrenamientos quizás incluso con más ganas, si se realiza correctamente. O debilitado si se realiza mal. Aquí se vera el buen hacer del entrenador.

    ResponderEliminar
  3. Puede que mi época de atletismo fuera decisiva para cuando luego me dediqué a otros deportes y hablo con conocimiento de causa porque pasé por balonmano, piragüismo, baloncesto, voley y otros más que no me llegué a federar. Y puedo parecer altivo o prepotente pero he tenido sensación de derrota muy pocas veces. Ojo! resultados muchisimos malos, derrotas pocas.
    Aprendí en el atletismo a competir contra mi mismo y lo apliqué toda mi vida. Cada vez que he competido he dado todo lo posible, me he esforzado más allá de mis posibilidades y he sido honrado con mi dedicación. Siempre satisfecho con el trabajo realizado que no haya habido buenos resultados es otra historia...
    Citius, altius, fortius

    ResponderEliminar
  4. En el mundo del deporte se habla mucho de conseguir objetivos o no conseguirlos y esto, sobre todo cuando no se consiguen, son momentos duros que hay que compartir entre el deportista y el entrenador y que pueden llegar a ser muy frustrantes en ambos. Por ello yo prefiero hablar de consecución de resultados ya que esa connotación negativa que tiene el "no conseguir el objetivo" se relativiza. Los resultados pueden ser buenos o malos: si son buenos nos refuerzan nuestro trabajo y si son malos, a mi entender, también nos refuerzan porque nos hacen redefinir lo que estamos haciendo pero siempre mirando hacia adelante.
    Cuando los resultados son los esperados todo es más fácil pero si no lo son, muchos entrenadores agachan la cabeza y se esconden y es ahí, en ese momento, cuando más falta le hace al deportista nuestro apoyo y trabajo...hay que estar a las duras y a las maduras...como todo en la vida...

    ResponderEliminar
  5. Hay una conferencia muy interesante sobre la repercusión que tienen nuestras propias acciones sobre lo que nos pasa. Se la suelo mandar a mis alumnos cuando ponen excusas tipo "se me ha roto la impresora". Os cuelgo el enlace y os recomiendo ver la primera parte, luego hace una extrapolación con la que no estoy muy de acuerdo.
    http://newmedia.ufm.edu/gsm/index.php/Vida,_libertad_y_conciencia
    De todas formas, yo creo que cuando alguien lo da todo, la victoria ya la tiene, se ha superado a sí mismo.
    Ánimo Roberto que la temporada de verano irá mejor.

    ResponderEliminar
  6. Hola Marcos, hoy no estoy de acuerdo contigo. Has escrito "fauna de entrenadores" y clarísimamente, debería ser "flora y fauna" ya que hay profesionales como la copa de un pino y por supuesto, también, muchísimo capullo.

    ResponderEliminar
  7. Hola a todos los "comentaristas".

    Arturo: si miramos atrás, y vemos nuestra "carrera deportiva" posiblemente la veamos con cariño y estemos satisfechos de ella (o al menos, así debería ser). Pero cuando has estado lejos de tus posibilidades (al margen de la posición alcanzada en la competición) toca reflexionar.

    Kompa: De acuerdo. Si no se alcanza el nivel previsto, es el entrenador el que tiene que tirar del carro (al final, salvando las distancias, la relación entre entrenador y entrenado es parecida a la de padre e hijo). (Para el que no lo sepa, Kompa ha sido profesional de la cesta punta y entrenador, sabe bien lo que dice).

    Oscar: Gracias por el enlace. Un campeón del mundo como tú también has pasado por momento difíciles y puedes ayudar a los jóvenes a afrontar los malos momentos. Imprescindible gente como tú.

    Jaime eres un crack. "El excesivamente indulgente" del que hablo en el post, ¿no es el de la copa del pino, no?

    GRACIAS DE CORAZÓN POR VUESTROS COMENTARIOS
    y disculpad por no contestar antes, me lío, me lío...

    ResponderEliminar

Proyectos

- EJERCICIO FÍSICO, NUTRICIÓN Y SALUD

- NORMATIVOS

- EDUCACIÓN EN HÁBITOS DEPORTIVOS

- RENDIMIENTO DEPORTIVO

​- OTROS


ARTÍCULOS

+Rendimiento

 +RENDIMIENTO En el siglo de lo tecnológico, del estrés, de la globalidad, una alimentación correcta y el movimiento se han conv...

¡Suscríbete!

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *