PREPARACIÓN FÍSICA SOFISTICADA

Elemento "tradicional" de entrenamiento junto a "panacea televisiva"

¿Qué ha cambiado en la preparación física de los últimos años? Es una pregunta muy abierta como para responder en una sola palabra. Pero sí que me atrevería a decir que ha cambiado poco en el fondo y mucho en la forma y personalmente casi preferiría que hubiera ocurrido lo contrario, porque sería un síntoma de evolución. ¡¡Buf!! A ver como salgo de este jardín…

Decía en el anterior post que la preparación física “más o menos seria” ha pasado de ser propia del alto rendimiento deportivo a ser un área del entrenamiento que, paulatinamente, ha ido llegando a más deportistas. Por poner un ejemplo,  antes del boom del deporte popular, no eran muchos los deportistas de ese ámbito que se preparaban, como digo, de una manera “más o menos seria”. En la actualidad,es posible que sean más los deportistas populares que planifican su entrenamiento que los que pertenecen al alto rendimiento en nuestro país. Y eso ha hecho que se cree un mercado en el que algunos desarrollan su profesión como preparadores (afortunadamente) y otros “navegan” inventando fórmulas y métodos mágicos.

Pero Como diría Jack, vayamos por partes…


Fisiológicamente el ser humano no ha cambiado desde que el deporte es deporte. Y no veo muchos cambios en los principios sobre los que se realizan las preparaciones físicas. En muchos deportes (o en todos), desde mi punto de vista, se siguen cometiendo errores de concepto. El más grave, ya lo he apuntado en alguna otra de mis reflexiones, tiene que ver con el predominio del trabajo aeróbico en detrimento del de fuerza-velocidad (y su resistencia). El tenis, por seguir con los ejemplos, es un deporte de resistencia a la fuerza-velocidad y me gustaría saber como y cuanto peso tiene este tipo de fuerza en el entrenamiento de nuestros mejores tenistas. Hasta hace 10 años, algunos de ellos corría hora y media para “aguantar el partido”.

No siempre lo tradicional es eficiente
Por lo tanto, hay cosas que cambiar en el fondo. Y es mi opinión (pero no motivo de este post).

Sin embargo, nos empeñamos en cambiar la forma. O se empeñan. La última máquina, el último test, la última ayuda ergogénica…  Hay preparadores y deportistas (sean del nivel que sean) que se pierden en la forma buscando la solución a un problema al que no ven la solución o abducidos por los cantos de sirena de empresas (si, empresas) que “colocan” su producto en el mercado.

Aún recuerdo de la compra de alguna máquina para evitar lesiones. Las lesiones seguían llegando porque los deportistas ¡¡entrenaban de la misma forma!! Eso sí, era la mejor máquina del mercado. O como diría un amigo mío hablando de algunos test sofisticados: “son los que más datos tienen de por qué no rinden” (genial).

El el blog ya hemos hablado de Pareto (¡Prioriza, no te vayas al detalle!) Y de Ockham (¡Si hay una solución simple no te vayas a lo complejo!) Y en esto de la “prepa”, como lo fácil no vende… nos vamos a lo difícil (y caro).

Elemento "tradicional" altamente eficiente
Como resumen decir que sofisticación y eficiencia no son lo mismo y que en lo simple, muchas veces, está la respuesta, solo hay que buscarla. 

Quizá es que yo sea un tío normal y que no se me “vender” o quizá sea porque no me gusta engañar a nadie, ni siquiera a mí mismo.


Es opinión, espero vuestros comentarios.

11 comentarios