MUÉVETE Y NO MORIRÁS EN EL INTENTO


La semana pasada queríamos poner el acento sobre uno de los mayores problemas al que se enfrenta la sociedad occidental y por lo tanto nuestro país, nuestra tierra, nuestro barrio y nuestra casa… el sedentarismo. Y lo hacíamos desde un punto de vista irónico por que…DE ALGO HAY QUE MORIR, ¿NO? En esta ocasión nos ponemos más serios, con datos en la mano.


Según la Organización Mundial de la Salud, en el 2015 (vamos, pasado mañana) la principal causa de mortalidad serán patologías asociadas a los malos hábitos como el tabaco, la alimentación inadecuada y la falta de actividad física. Esos malos hábitos nos llevan a la hipertensión, hipercolesterolemia, hiperglucemia, EPOC, obesidad…Y el gasto sanitario de esta realidad supondrá ¡¡¡El 80% del total!!

El problema está en que esta realidad MATA despacito, sin darnos cuenta… no duele y la reacción, por parte de todos, tarda en llegar.

¿Y qué hacemos? Educación.

Donde las políticas públicas deben poner el acento. Se ha avanzado mucho en los últimos 20 años pero más lo están haciendo las patologías asociadas al sedentarismo.

Debemos conseguir adultos formados, con criterio a la hora de decidir sobre qué ejercicio físico les conviene, con conocimientos básicos para alimentarse adecuadamente, que sean capaces de “autogestionarse” y que conozcan la oferta de profesionales y de actividades organizadas de su entorno.

Al margen del número de horas de Educación Física (ese es otro debate), hay que avanzar hacia una “Educación Física Saludable” donde el peso en generar hábito y los conocimientos básicos sobre QUÉ, CUÁNTO, CÓMO Y DÓNDE practicar ejercicio supere otro tipo de objetivos.

Pero esta “cruzada” no solo debe ser propia de la EF. La naturaleza de los hábitos saludables y la organización de los contenidos tanto en primaria como en secundaria, permiten que el “peso” pueda recaer sobre otras asignaturas.

Estamos muy preocupados por la formación de nuestros hijos, sobre su futuro y para ello nos “desvivimos” por que aprendan idiomas, música,… que no se nos olvide que los hijos de sedentarios lo serán también (ya lo decían mis amigos de la Universidad de La Rioja), que en el cole pasan el 17% de su tiempo. El otro 83% es responsabilidad de sus progenitores, vamos, que no vale con llevarles a un buen colegio (motivo también de reflexión). ¿Será tu hi@ un "sedentario al cuadrado"? Estadísticamente su esperanza de vida ya es menor que la tuya.

¿Y el deporte? ¡¡La herramienta perfecta!! Debemos entender el deporte desde su más amplia acepción, dejar de hablar solo de rendimiento. El deporte crea hábito. Da igual que deporte hayas practicado durante tu infancia o juventud, haberlo hecho ya es una “vacuna” contra muchas enfermedades.

Las leyes del deporte deben incorporar el concepto de ejercicio físico (que no de actividad…), tienen que dar salida a esa realidad que dicen que más del 70% de la población no practica deporte de competición. Y las federaciones que tomen nota, que ahí está su oportunidad de sobrevivir (esto también es motivo de reflexión).

Conclusión: Mucho por hacer. Podemos desmenuzar los conceptos y propuestas que aparecen en este post y las que podáis hacer. Yo voy tomando nota.

Es opinión, espero vuestros comentarios.
Share:

2 comentarios:

  1. Es difícil poner fin a ese problema sobretodo sino se refuerza el habito deportivo desde bien pequeños, y no podremos inculcar un buen habito deportivo sin poner la primera piedra bien puesta (la educación física escolar), debido a que es insuficiente en horas lectivas.

    ResponderEliminar
  2. Muy cierto, pero ese habito deportivo si es llevado por los padres creara una unión realmente fuerte de el niño con el deporte, las actividades extraescolares en clubes deportivos de cualquier deporte son una buena opción ya que además desenvolverán importantes valores para la vida.
    Alberto

    ResponderEliminar

Proyectos

- EJERCICIO FÍSICO, NUTRICIÓN Y SALUD

- NORMATIVOS

- EDUCACIÓN EN HÁBITOS DEPORTIVOS

- RENDIMIENTO DEPORTIVO

​- OTROS


ARTÍCULOS

+Rendimiento

 +RENDIMIENTO En el siglo de lo tecnológico, del estrés, de la globalidad, una alimentación correcta y el movimiento se han conv...

¡Suscríbete!

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *