CONSEJOS A LOS 40 (III): COMPETIDORES POPULARES


Una correcta técnica es imprescindible
De entre los perfiles a los 40 referidos en los anteriores posts, sin duda el que requiere de un análisis más exhaustivo es el de aquellos que deciden participar en competiciones de carácter popular.  El análisis podríamos hacerlo desde un punto de vista sociológico, psicológico o meramente deportivo. Dejemos a un lado las razones por las que cada uno decide lanzarse a esta aventura y centrémonos en sus características, subgrupos y algunos consejos.


Dentro de los competidores “maduritos”, la mayoría de ellos se dedican a pruebas de carácter aeróbico: corren, nadan o son ciclistas (o las tres cosas). Lo cierto es que las pruebas de fuerza-velocidad como los concursos y la velocidad en atletismo o la gimnasia o la halterofilia son actividades poco recomendadas desde el punto de vista muscular y osteoarticular a estas edades. Las mejoras no son progresivas (todo lo contrario) y las lesiones son muy numerosas. Es por ello que, unido a la facilidad de su práctica, la mayoría de los deportistas se decanten por pruebas de carácter aeróbico.

Desde mi punto de vista, estos deportistas “aeróbicos” se dividen (u os dividís) en dos grandes grupos:

Los "prudentes". Aquellos que conocen cuales son sus limitaciones. Son deportistas que anteponen conscientemente su salud a sus resultados. Poco hay que decir. (Si no te identificas con ninguno de los siguientes puntos, posiblemente seas uno de ellos. Enhorabuena).

Los "imprudentes". Los que fuerzan su cuerpo sin valorar el daño que pueden hacerse, incluso llegar a la muerte. (¿Te ves reflejado en alguna de estas situaciones?)

- No se hacen reconocimientos médicos o lo hacen con un objetivo de rendimiento, no de salud. No es lo mismo realizarse una prueba de esfuerzo o una antropometría que un ecocardiograma o una prueba de esfuerzo con un “electro”. Nos importa la salud del corazón, no saber el porcentaje graso (eso a estos niveles, con un “vistazo” es suficiente).

Imprescindible la seguridad por fuera ¡¡y por dentro!!
- Cuidan su alimentación hasta la obsesión: medir los alimentos que se ingieren, utilizan suplementos energéticos con regularidad… La alimentación no es un factor determinante en el rendimiento deportivo, lo es limitante. Comer bien es suficiente para un deportista de estas características. Un exceso de celo con la alimentación puede llevar a la obsesión, al estrés. Hay que pensar que comemos entre 4 y 6 veces al día ¡¡¡Podemos pasarnos el día pensando en que comer!! Llegado a este punto, aconsejo a Pareto y su relación con el entrenamiento:  http://www.masrendimiento.es/2012/04/pareto-y-el-entrenamiento.html. Otra de sus obsesiones (que no peligrosa o imprudente para la salud…) es el equipamiento: zapatillas galácticas, bicicletas estratosféricas... el último grito. Me remito de nuevo a Pareto.

- El exceso de espíritu competitivo es otro de las características de este grupo de deportistas. En la mayoría de la ocasiones, el virus de la competición les ha picado alcanzada la edad madura, pero como digo siendo aún jóvenes. Quieren competir pero su cuerpo ha dejado de estar preparado para llegar a los límites que podía haber llegado (¡Bendita juventud…!). Este exceso de competitividad se pone de manifiesto cuando entrenan en grupo o cuando se obsesionan con mantener un ritmo de competición. Quizá este sea el punto más peligroso.

- alguno es capaz ¡¡¡hasta de doparse!! Si vamos a las hemerotecas, nos encontramos con redadas en gimnasios, con ciclistas veteranos que consumían sustancias dopantes… Ya hablé d ello con ocasión del post dedicado a los “deportistas etcétera”: http://www.masrendimiento.es/2012/05/el-dopaje-de-los-etceteras.html

¿Te identificas con alguno de los casos? Pon remedio. Ninguna de las situaciones anteriores son buenas para tu salud, y me atrevería a decir que tienen poca incidencia en tu rendimiento. Por orden:

- Pasa por tu médico deportivo y hazte un reconocimiento cardiológico,
- Ponte en manos de un entrenador cualificado y realiza una práctica planificada y prudente
- ¡¡No te “piques”!! sigue tu ritmo, es lo mejor para ti, sin duda
- Aliméntate de manera correcta. La dieta mediterránea unida a algunos consejos para la dieta pre competición y post entrenamiento es más que suficiente
- Si un día no puedes entrenar, como con las medicaciones, “pasa  a la siguiente dosis” y olvídate de lo anterior

Seguro que me dejo muchas cosas en el tintero. Os invito a que las comentemos.

Es opinión, espero vuestros comentarios.
Share:

5 comentarios:

  1. Marcos,
    Completamente de acuerdo contigo en lo que dices. Pero también apunto una reflexión. Los deportistas que ahora tienen 40 y que tú, con buen criterio, divides en prudentes e imprudentes, en la mayoría de los casos ya fueron deportistas en su juventud. Si toparon con entrenadores con criterio, ideas y que les supieron educar 'deportivamente hablando' ahora son deportistas prudentes en la mayoría de los casos, pero si no encontraron en su trayectoria deportiva a un buen entrenador, ahora son deportistas imprudentes. Con todo esto quiero decir que la forma de evitar 'cuarentones imprudentes' es formar a los niños desde ahora con buenos entrenadores.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen articulo. como el resto.!! Que pases buena semana. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola Marcos, ayer estuve como participante en una mesa redonda del colegio de psicólogos de Madrid titulada "Necesidades psicológicas del corredor popular" y tocamos muchos de estos aspectos y "problemas" que se pueden ver en el deporte popular, aficionado y realizado por personas a partir de 40 años en muchos casos.

    Hubo reflexiones interesantes y espero que, ya que se grabó la mesa en vídeo, en cuanto lo publiquen, colgarlo por aquí por si os puede parecer interesante ;-)

    ResponderEliminar
  4. Gracias Marcos por el artículo. Pablo, Marcos: sería importante más labor pedagógica con los aficionados, y en especial con los cuarentones.Las revistas y webs al final se enfocan mucho en el marketing de las marcas deportivas. P.e. yo como cuarentón que voy a ser (39) no sé si la revisión adecuada me la puede hacer mi cardiólogo de la sociedad o de la seguridad social o si por obligación me tengo que gastar 150 euros en un centro que se anuncia en esas webs o revistas. Gracias

    ResponderEliminar
  5. Hola a todos y gracias por vuestros comentarios.

    Como apunta César, una buena educación física y deportiva es fundamental y si a eso le sumamos un poquito de sentido común los imprudentes serían los menos.

    Efecticvamente Pablo, hay mucho de psicológico (y yo diría que de desinformación también) para que exista ese grupo de imprudentes.

    Tienes toda la razón Julián, aquí todo el mundo va a vender su "libro", sin darse cuenta de que si "animaran a la lectura" venderían su libro y otros.

    Respecto a tu pregunta Julián, sobre la prueba cardiológica, puedes probar por la seguridad social, pero no creo que te deriven al cardiólogo. Lo más probable es que tengas que pagártelo. Pero dependiendo de donde vivas, hay centros médicos asociados a ayuntamientos y gobiernos autonómicos que hacen pruebas de esfuerzo con electrocardiograma con precio público, que suele ser más asequible. No obstante 150 euros me parece un poco caro aunque teniendo en cuenta que no tienes porqué hacerlo todos los años y lo que representa... tampoco es tanto.
    Saludos

    ResponderEliminar

Proyectos

- EJERCICIO FÍSICO, NUTRICIÓN Y SALUD

- NORMATIVOS

- EDUCACIÓN EN HÁBITOS DEPORTIVOS

- RENDIMIENTO DEPORTIVO

​- OTROS


ARTÍCULOS

+Rendimiento

 +RENDIMIENTO En el siglo de lo tecnológico, del estrés, de la globalidad, una alimentación correcta y el movimiento se han conv...

¡Suscríbete!

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *